Otra vida


vacaciones 261

Hace un tiempo que no tengo nada que decir, pero si me las he pasado pensando acerca de nuestras vidas y de todo lo que hacemos para vivir , de cuanto necesitamos para nuestra subsistencia, de cómo nos relacionamos con la naturaleza y unas cuantas cuestiones más. Una y otra vez tratamos con Luis de profundizar en la conciencia de la vida que elegimos y que llevamos. Nuestros clientes, amigos, los que toman cursos en nuestra casa taller y viven parte de nuestros días compartiendo trabajo, enseñanza, añoran vivir de otra manera . Los visitantes que llegan se hospedan y se capacitan con nosotros, sueñan , como lo hicimos alguna vez, en cambiar su realidad, irse de la ciudad y emprender otro camino. Cuando la desición golpea la puerta no hay vuelta atrás, la duda, las preguntas, la infelicidad y la insatisfacción , nos dan a cada rato, y es el momento en que nos preguntamos cómo voy a hacer? Y así emprendemos la búsqueda del lugar en el mundo…lejos. Y encontramos ese sitio que nos revive la infancia, ese lugar feliz. Nos mudamos con nuestros conocimientos y esperanzas. Allí se nos despelleja el consumo y empezamos a sentirnos más livianos.

Estas palabras intentan acercar nuestra experiencia, de como en una pequeña granja en un pueblo del interior de Córdoba se puede vivir todo el tiempo con los pies en la tierra, con las manos en la huerta, con los hijos cerca,  y la conciencia abierta.

La descripción de cómo es nuestra vida? pueden verla en las notas pasadas.  Ahora pueden salir con nosotros a buscar tinturas al monte, a tomar unos mates junto al arroyo, a esquilar nuestras ovejas y hacer unas mantas de fieltro, a buscar frambuesas , a ordeñar la cabra a hacer queso , a pensar que hay  para preparar el almuerzo,  a mirar si abrieron los amarilis y hemerocalis.

 

Esta nota tiene 6 Comentarios

  1. Blanca dice:

    Cada día los admiro más. Y los extraño. Qué linda tu reflexión Andrée. Bzzz

  2. Susana dice:

    Qué lindas palabras y qué buena realidad, Andrea… Espero darme una vuelta por allí pronto. Molino Aguada siempre “carga mis pilas”…

  3. andrea dice:

    Gracias Maggie, por tus lindas palabras, vos también sos de las nuestras, que trata de poner belleza en lo que hace. Pensando y proponiendo y haciendo.

  4. Maggie Verón dice:

    Andrea y Luis, el lugar que crearon con sus sueños y luego con sus manos es sencillamente encantador, un lugar único, lleno de magia y buenas vibraciones, un lugar donde siempre se quiere volver, lleno de vida y cosas bellas, arraigado a la tierra.
    El equilibrio y la armonía reinan allí, sin ánimos de ocultar los embates diarios que nos propone la vida,”Molino Aguada” es un paraíso, y Uds. dos seres únicos, todo esto se refleja en cada papel de vuestra autoría que utilizo en mis grabados.
    Un fuerte saludo!!!

  5. Belen dice:

    Tanto tiempo!!!!!!! Me alegra que sigan con tanto entusiasmo con sus talleres. Felicitaciones.

  6. marcela dice:

    Simplemente hermoso…asi debe ser la vida…me traladas a tu casa taller y a esas experiencias sencillas y tan potentes a la vez…en algún momento no lejano espero visitarles y compartir lo bello de la vida…que para mi es vivirla en plenitud…
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *